Pobre Tilinia, lo que no sabe es que su lider sindical es la tortuga