¡no se metan con el arroz mojadito de un pato!