Luego de ir a la Expo de Abel Quezada en el Museo de la Ciudad de México, me dieron ganas de experimentar a ver qué podía yo hacer en el tema de la polí­tica. Y aquí­ está, un poco mi visión de cómo son las cosas, ambos lados son culpables muchas veces, de las situaciones que suceden. Claro que un lado, el de los mayores recursos, siempre es más culpable que el otro, pero se forma fácilmente un cí­rculo vicioso muy difí­cil de romper.