Ayer andábamos Elenita y yo de patita de perro en Coyoacán, aprovechando que somos pudientes y que tenemos hartas pulgash pero finas, y nos metimos al Museo Nacional de Culturas Populares, para ver qué exposiciones había en estos días. Grata fue nuestra sorpresa al descubrir que todas las expos estaban muy buenas. En el edificio principal había una de nacimientos navideños artesanales, todos de reciente creación (el más viejo era de 1994) y de varios estados como Oaxaca, Estado de México, entre otrosh. ¡Harta sabrosidá y talento en madera tallada, papel o barro moldeado!

Después había una expo de pinturas realizadas por personas usando solamente su boca o sus piecesitos. El tema de la muestra era Ofrendas de Día de Muertos. Ya de por sí la técnica tan especial es causa de admiración, pero la obra de cada uno de dichos personas también transmitía una emotividá muy especial, no os la perdáis si van al museo.

"Amaranta", en una serie que recuerda a Little Nemo de Winsor McCay

Por último, la exposición principal del museo y la que más nos impresionó, es una colección de la obra de Melecio Galván (1945-1982), que, con algo de pena confieso, no conocía yo ni había oído hablar de él sino hasta ese momento. Ya documentándome en el interné, encontré un par de artículos, uno del blog Historietologo (de donde saqué la imágen de arriba) y otro de Artes Mexico donde me pude dar cuenta de que estábamos ante la obra de uno de los mejores dibujantes mexicanos del siglo XX (Helguera dixit). La trágica historia de Melecio Galván le da un fondo que acompaña muy bien su obra, llena de plasticidad y fuerza, de denuncia y drama. Forma parte de su tiempo, del 68, del militarismo, pero sigue vigente aún, y mucho más en estos tiempos de violencia sin sentido.

Pasen pues, al Museo Nacional de Culturas Populares en Coyoacán, México D.F.; vayan a verla y saliendo del museo, hagan como nosotros: cómanse un rico tlacoyito de requesón para completar la experiencia de esa cosa que llaman mexicanidá.